Es habitual que, en la recta final de cada ejercicio, la autoridad fiscal aplica ciertas medidas restrictivas, a aquellos contribuyentes que no han cumplido con sus obligaciones fiscales, para que éstos se vean forzados a regularizarse a la brevedad.

Una de las figuras que más ha causado revuelo en este aspecto, es precisamente la figura de la restricción temporal y la cancelación del certificado de sello digital, misma que tuvo lugar en las modificaciones efectuadas al Código Fiscal de la Federación, publicadas el 9 de diciembre de 2019 en el Diario Oficial de la Federación, al agregarse el Artículo 17-H Bis, mismo que enuncia las causales de restricción temporal a los sellos digitales.

Lo que busca la autoridad fiscal es que, a través de dicha restricción, es que los contribuyentes infractores, se vean imposibilitados para expedir sus comprobantes fiscales digitales por Internet. Lo que supone que pongan en riesgo los procesos del negocio de los contribuyentes.

Las causales para la restricción temporal del uso de los certificados de sello digital son las siguientes:

• No presentar la declaración anual u omitir dos o más declaraciones provisionales o definitivas.
• No ser localizado por la autoridad en el domicilio fiscal.
• No haber desvirtuado la presunción de expedir CFDI que amparen operaciones inexistentes o simuladas, o bien, no comprobar la adquisición de tales bienes o servicios.
• Que su domicilio fiscal no sea el mismo donde se encuentre la administración principal del negocio.
• El ingreso declarado no concuerde con los señalados en los CFDI o expedientes que las autoridades fiscales tengan en su poder.
• Los medios de contacto registrados para el uso del buzón tributario son incorrectos.
• Cometer cualquiera de las infracciones enlistadas en los artículos 79, 81 y 83 del CFF.
• No haber desvirtuado la presunción de transmitir indebidamente pérdidas fiscales.

Es importante saber que además de la interrupción de las operaciones del negocio, la restricción temporal del uso de los certificados, también puede generar otro tipo de consecuencias legales, tales como las que se mencionan a continuación:

• La responsabilidad de los contadores y de los accionistas de las empresas;
• El inicio de otros procedimientos a cargo del contribuyente, como podrían ser el inicio de facultades de comprobación, una presunción de inexistencia de operaciones en términos del artículo 69-B del CFF, o una eventual responsabilidad solidaria a cargo de los accionistas;
• La imposición de sanciones económicas (multas, actualizaciones, recargos) y de carácter penal, según la infracción que se haya cometido en el asunto en particular.

No obstante, la restricción temporal del uso del certificado de sello digital, puede solucionarse desde dos vertientes:

(I) Mediante la implementación de acciones de monitoreo constante, a fin de evitar incurrir en cualquiera de los supuestos mencionados anteriormente; o bien

(II) Si ya fuiste sujeto a la restricción temporal del uso del certificado, mediante la solicitud de aclaración que se presente ante la autoridad fiscal, a fin de ofrecer pruebas para desvirtuar las irregularidades que haya detectado la autoridad y poder restablecer el uso de dicho certificado. Misma que podrá ser defendida mediante la eventual defensa legal de dicha restricción, ante los órganos administrativos (PRODECON), así como también ante los tribunales judiciales (TFJA y Poder Judicial de la Federación).

Si quieres saber más sobre los diversos aspectos que deben prevenir tanto contadores, como accionistas; así como también sobre los elementos que se deberán considerar para la prevención y defensa de la restricción temporal del uso del certificado, espera nuestras siguientes entregas.

L.D. Y E.D.F. Christian Tadeo López Sánchez

Abogado Fiscalista

Dejar una replica